13 de abril de 2020, el mundo esta sumido en una Pandemia producida por un virus, el COVID-19.

113.000 muertos a día de hoy, el 80% de los países del mundo afectados, y esto no a hecho más que comenzar ya que es un virus nuevo que ha cogido a todos los científicos y países por sorpresa. ¿y cómo  podríamos denominar esta situación?

A mi me gustaría denominarlo como un  “Punto de cambio y adaptación”. Esto es un punto dentro de nuestra historia que por sus características o consecuencias producen un cambio sustancial en nuestras vidas.

¿Qué cambios vamos a sufrir? Difícil de aventurarse, teniendo en cuenta que no se sabe con certeza la evolución del virus y cuando se va a volver a la normalidad, son muchos los escenarios posibles, pero lo que está claro es que traerá consigo múltiples alteraciones en muchos sectores, y seguramente en estos:

  • Demográficos
  • Económicos
  • Psicológicos
  • Conductuales
  • Políticos
  • Estratégicos

A partir de ahora nuestras relaciones personales y la manera de relacionarnos con el entorno cambiarán.

La naturaleza también ha cambiado, hay menos polución, y por primera vez desde hace muchos años se ha vuelto a ver las cumbres del Himalaya desde algunas ciudades indias. A ver si esto sirve para que tomemos conciencia de la importancia del cuidado de la naturaleza y el medioambiente. 

Después de estar confinados en cajas de hormigón en nuestras ciudades, creo que disfrutaremos y valoraremos más la naturaleza, buscaremos estar más formados ante posibles rebrotes de la enfermedad o situaciones de posibles emergencia, trataremos de estar mejor preparados en nuestras casas con materiales y productos por si vuelve un confinamiento mayor, o la siguiente pandemia.

Creo que será un punto de cambio y adaptación en nuestro modo de vida.

En cuanto a pandemias, no es esta la primera que sufrimos. Existe numerosa bibliografia y referencias en la red, quizás uno de los más claros sea la publicación de National Geographic sobre las Grandes Pandemias de la Historia. 

 

 

 

https://historia.nationalgeographic.com.es/a/grandes-pandemias-historia_15178

Peste de Justiniano

En uno de los mayores momentos de esplendor del Imperio Bizantino, le sobrevino la “peste” en pleno mandato del emperador Justiniano. Era la primera epidemia de la que se tiene constancia en los textos de la época. La enfermedad, el miedo, las revueltas, y la histeria se expandió por la población y Constantinopla, una ciudad de casi 800.000 habitantes, expandiéndose a una velocidad vertiginosa. Posteriormente de Costantinopla se extendió por todo el imperio, incluso el propio emperador Justiniano fue victima de la peste, aunque terminó recuperándose no sin secuelas. Al final de la epidemia, la capital había perdido casi el 40% de su población, y prácticamente en el imperio se había cobrado la vida de 4 millones de personas, incluso hubo momentos donde el numero de muertos casi igualaba al de los vivos

Peste negra

La “peste negra” sigue siendo una vieja conocida, ya que todavía hay brotes activos en la actualidad, aunque ya era conocida su peor brote se vivió a mediados del siglo XIV (entre 1346 y 1353). En ese momento se ignoraban tanto sus causas como su tratamiento. Esto, junto con la gran velocidad de propagación, la convirtió en una de las mayores pandemias de la historia. Más tarde (cinco siglos) se descubrió su origen animal, concretamente en las ratas, animales que en esa época convivían por las calles en las grandes ciudades e incluso se desplazaban en los barcos de ciudad en ciudad, portando el virus consigo. Los números que dejó  esta epidemia son brutales. Por ejemplo, según los datos que manejan los historiadores, la península Ibérica habría perdido entre el 60 y 65% de la población y en la región italiana de la Toscana entre el 50 y el 60%. La población europea pasó de 80 a 30 millones de personas aproximadamente.

La Viruela

El virus Variola y sus efectos son conocidos por nosotros por lo menos hace 10.000 años, el es causante de la enfermedad conocida como “Viruela”. Su nombre hace referencia a esas pústulas que aparecían en la piel de quien tenia la mala suerte de padecerla. Era una enfermedad grave y extremadamente contagiosa que diezmó la población mundial desde su aparición, llegando a tasas de mortalidad de hasta el 30%, expandiéndose vertiginosa y masivamente en el nuevo mundo cuando los primeros exploradores la llevaron consigo, afectando de manera terrible a los nativos de esas tierras dado que las defensas de su cuerpo no estaban preparadas para esa enfermedad importada. Durante el siglo XVIII se extendió por Europa desfigurando e infectando a millones de personas.

Gripe española

En marzo de 1918, durante los últimos meses de la Primera Guerra Mundial (1914-1919), se registró el primer caso de la mal llamada gripe española, este caso paradójicamente se registró en un hospital de Estados Unidos. Algunos países la bautizaron así ya que en eses momentos España se mantuvo neutral en la I guerra mundial, y la información sobre la pandemia circulaba con total libertad, a diferencia del resto de países si implicados que trataban de ocultar los datos sobre la enfermedad. Esta virulenta cepa del virus de la gripe se extendió por todo el mundo casi al tiempo que las tropas se repartían por los frentes europeos. En esos países sus sistemas sanitarios fueron colapsados y sus servicios funerarios desbordados. Según estudios recientes, han estimado que la tasa  de mortalidad fue de entre el 10 y el 20 por ciento de los infectados, llegando a morir, en todo el planeta, entre 20 o 50 millones de personas. Hay estimaciones que dicen que en el peor de los casos pudieron ser 100 millones.

Gripe asiática

El primer caso se registro en la península de Yunán, China. El virus de la gripe A (H2N2) de procedencia aviar apareció en 1957 y en menos de un año ya se habían registrado casos por todo el mundo. Para entonces el comité médico de la OMS ( Organización mundial de la salud) creado en 1948, diseñaban cada año una vacuna destinada a mitigar en lo posible los efectos de las mutaciones de la gripe. Tenemos que tener en cuenta que los avances científicos con respecto a la pandemia de la gripe española contribuyeron a contener mejor el avance de virus, esta pandemia registró un millón de muertos en todo el planeta.

El cólera.

 Esta epidemia con origen en Asia, llegó a Europa en los inicios del año 1830 y según estimaciones y registros, causó en Londres 30.000 muertos en menos de 2 décadas. El doctor John Snow realizando análisis descubrió que todas estas muertes tenían en común el agua del pozo de Broad Street. La llegada del cólera a España fue aún más devastadora y sus dos primeros brotes en 1843 y 1854 causaron más de 300.000 muertos. A partir del siglo XX esta enfermedad se trasladó a Asia y África, donde continúa en activo.

Gripe de Hong Kong

Una década después de haber superado su ultima gran pandemia de gripe, este virus apareció de nuevo en Asia siendo llamada la gripe de Hong Kong. En 1968 se registró en esta ciudad una variación del virus de la gripe A (H3N2) expandiéndose por todo el mundo con un patrón muy parecido al de la gripe asiática. Se calcula en un millón las muertes que causo esta pandemia.

Virus de Inmunodeficiencia Adquirida (VIH)

Recientemente en el tiempo una de las más graves pandemias y mas conocidas por nuestra sociedad es la del Virus de Inmunodeficiencia Adquirida, el VIH, más conocido como SIDA (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida). Se tuvo constancia de los primeros casos allá por el 1981 y desde entonces se extendió con brutal velocidad por todo el mundo implicando a todas las organizaciones sanitarias a nivel mundial. Se cree que su origen pudo ser animal, y sus efectos podrían describirse como como el consumo y agotamiento del sistema inmunológico, de manera que siendo que el virus no es especialmente letal, si lo es sus consecuencias ya que desprotege al cuerpo frente a la mínima enfermedad o infección. Se calcula según los datos que se poseen que el VIH ha podido causar alrededor de 25 millones de muertes en todo el mundo.

Hubo muchas más como el escorbuto, la polio, la gripe aviar, y sus derivados de corona virus. Como ves esto es algo que es cíclico y que cada poco sufrimos.

Ya se sabe por estadística e investigaciones que esta no es la más grave de las que se nos vienen encima, de nosotros depende estar preparados.

 

Esta ultima pandemia del COVID-19, marcará un antes y un después en nuestras relaciones, tanto personales como en nuestra relación con la naturaleza, y nuestra forma de pensar, al querer estas más preparados ante estos puntos de cambio que la naturaleza se empeña en implantarnos.

Espero que esto nos valga para pensar en lo que es de verdad necesario en esta sociedad tan consumista, que prevalezca la investigación y la ciencia, motor del desarrollo humano.

Y que aprendamos a valorar a la naturaleza como a esa madre que de vez en cuando saca la zapatilla y nos pone en su sitio.

La entrada El COVID-19 como punto de cambio y adaptación se publicó primero en TheNorthvivorNews.

ActualidadConfinamientoCovid-19Covid19CuarentenaPandemiaPreppersSin categoría

Deja un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados

Popular posts

Destacado